Publicado en Descripción del personaje, Herramientas para el escritor, psicología, Sin categoría

La personalidad del personaje

Inauguramos la nueva sección: “Psicología del personaje” con la ficha: Calificativos para describir la personalidad del personaje.

ficha personalidad

Para el que no conozca la finalidad de La muleta del escritor, diré que se trata de una web destinada a ayudar a todo aquel (escritor o no-escritor) que desee encontrar las palabras, los verbos o los adjetivos adecuados para realizar sus descripciones, todo ello, simplificado mediante esclarecedoras fichas visuales o listas de ideas afines.

En esta ocasión, la ficha “Más de 400 calificativos para describir la personalidad del persona.” recopila una extensa lista de palabras para concretar el carácter de nuestros personajes.

Si todavía no has visitado mi página, te invito a echar un vistazo:

cropped-lamuletadelescritor

¡Nos leemos pronto!

La muleta del escritor

Publicado en Descripción del personaje, escribir, escritura, Sin categoría

Herramientas para el escritor: lista de verbos para incisos de diálogo

Ya tenéis disponible una nueva ficha en el apartado Herramientas para el escritor:

diálogos

Para el que no conozca la finalidad de La muleta del escritor, diré que se trata de una web destinada a ayudar a todo aquel que desee encontrar las palabras y los adjetivos adecuados para realizar sus descripciones, todo ello, mediante fichas visuales y listas de ideas afines. En esta ocasión, la ficha “Verbos para diálogos” agrupa diversas listas de verbos, frecuentemente asociados a los incisos de diálogo, y catalogadas según su naturaleza, para facilitar su selección.

Si todavía no has visitado mi página te invito a echar un vistazo:

cropped-lamuletadelescritor

¡Nos leemos pronto!

La muleta del escritor

Publicado en escribir, escritura, kit de supervivencia del escritor, Sin categoría

Kit de supervivencia del escritor. Primera parte: el bloc de notas

bloc de notasEl bloc de notas es uno de los básicos más indispensables de nuestro kit de supervivencia. Al fin y al cabo, nunca se sabe dónde nos puede asaltar una idea brillante y, confiar en nuestra memoria, ya de por sí saturada de obligaciones diarias y constantes estímulos exteriores, puede ser un tremendo error. ¡Qué mejor solución para aliviar nuestro empachado cerebro, que escribiendo al momento todo lo que se nos ocurra, para poder consultarlo cuando queramos!

A continuación detallo mis particulares recomendaciones para que ese bloc de notas sea de lo más efectivo y funcional.

El mejor bloc de notas es el más “normalucho”.

¿Por qué? Porque anotaremos de todo y en un cuaderno excesivamente caro y delicado, siempre mediremos lo que escribimos, incluso nos forzaremos a hacer buena letra, para que sea hermoso en su conjunto. Aunque para los románticos amantes del material de oficina (entre los cuales me incluyo), es difícil resistirse a los encantos de una libretita mona, y caer en la tentación de comprarla con grandes expectativas, serán esas mismas expectativas, las que nos impidan utilizarla a la ligera y estropearla con: tachones, letras alocadas, anotaciones en los márgenes y flechas que enlazan unas ideas con otras. En definitiva, una libreta bonita requiere un texto sublime y primoroso, y eso supone un inconveniente cuando lo que buscamos es un contenedor de ideas desordenadas, gran parte de las cuales serán modificadas o descartadas.

Escoge un cuaderno pequeño, que quepa en un bolsillo.

A poder ser con un bolígrafo ensartado en la espiral, para ponerte a escribir de inmediato. En incontables ocasiones, cuando la mente está distraída en otros quehaceres, una idea atascada, se resuelve mágicamente, de modo que, si llevas tu cuaderno siempre contigo, a las pocas semanas, tendrás el gratificante resultado de una libreta descuajeringada, castigada por el uso y por los vapuleos de tanto viaje dentro del bolso, el bolsillo o incluso ¡el delantal!, pero, al igual que la libretita de notas del mismísimo Indiana Jones, será una joyita maltrecha llena de potencial.

Bloc de notas convencional versus App de notas:

En esta era tecnológica, donde los Smartphone nos acompañan día y noche, tenemos a nuestra disposición infinidad de aplicaciones para tomar notas, hacer listas, etc, etc. Según mi modesta opinión, su uso implica ignorar muchas distracciones que pueden hacernos perder el hilo. Me explico: te viene una fabulosa idea de repente y quieres anotarla antes de que eche a volar, buscas el móvil, lo desbloqueas con el pin o con el patrón (cuando no ambos), ignoras todos los wasaps, los emails, las notificaciones y las redes sociales, buscas la app de notas y, ¡por fin! empiezas a teclear. En comparación, el bloc de papel es más efectivo, pues solo requiere alcanzar el bolígrafo y escribir. Es más, incluso nuestra caligrafía y la ubicación de la nota en una zona determinada de la página, nos servirán de evocador recordatorio cuando releamos lo escrito. Una peculiaridad que se pierde al usar las aplicaciones, donde la tipografía es siempre la misma y, a veces, es complicado ubicar lo escrito en una zona concreta. ¿Un incentivo para tomar notas al estilo vintage? Hay un estudio que demuestra que escribir a mano beneficia el desarrollo de nuestro cerebro, nos obliga a concentrarnos más e implica más actividad motora.

Deja tu corrector de estilo en modo reposo.

Lo importante es escribir las palabras tal como surgen, sin atender a la gramática, a la repetición de palabras o la pobreza literaria de lo que has escrito, ya habrá tiempo para pulir y reorganizar esa idea, en este paso, solo se trata de evitar que se escape de nuestra cabeza.

A continuación, algunas ideas que podemos anotar en nuestro bloc:

Por supuesto, toda idea será bienvenida. Pero, entre las muchas que pueden colmar nuestra libretita de consulta, os enumero un breve listado de ejemplo de todo lo que podemos capturar:

  • ideas sobre tramas argumentales,
  • cabos sueltos que no debemos olvidar,
  • títulos de libros de referencia o documentación,
  • frases brillantes que se nos ocurren de repente,
  • palabras útiles,
  • descripciones súbitas,
  • cosas a suprimir en el texto,
  • correcciones,
  • webs de interés,
  • fragmentos de texto,
  • dudas,
  • ¡y todo lo relativo a nuestro proyecto literario!

Y, por último: ¡No ignores tus notas!

Parece obvio pero, de poco nos servirá reunir tanto trabajo en un cuaderno, si luego lo aparcamos. Personalmente yo releo lo anotado, y lo subrayo con colores diferentes según su naturaleza (trama, documentación, correcciones…) y luego, lo reubico en otros soportes de organización, o bien, lo llevo a cabo de inmediato, según vea. En definitiva, la única finalidad de nuestro bloc es su utilidad, por eso, conviene consultarlo a menudo para rescatar lo que hemos atesorado en él, incluso, durante años.

Hasta aquí, el primer apartado del kit de supervivencia del escritor.

¡Nos leemos!

Ana García Cruz (La muleta del escritor)